Entrada destacada

La prosperidad mundial

Como lo define el Instituto Legatum [1] , la prosperidad es “ más que solo la acumulación de riqueza material, también es la alegría d...

sábado, 4 de julio de 2015

Deportación de inmigrantes ilegales: un derecho soberano de los países


En el presente artículo nos detendremos a analizar un problema que aunque afecta actualmente a mi país en lo particular, también es un fenómeno a escala global y que está presente en todas aquellas naciones que comparten frontera con otras que económicamente están más deprimidas o sufriendo conflictos armados.

La República Dominicana (RD) está siendo atacada por una despiadada campaña internacional que le acusa de racista e inhumana porque ha iniciado desde hace casi dos años un riguroso y bien diseñado plan de regularización de extranjeros ilegales, los cuales mayoritariamente son inmigrantes provenientes de la vecina nación de Haití.

Para que nuestros lectores tengan una mejor idea de las circunstancias en que se están dando las cosas, primero vamos a explicar los antecedentes del conflicto, las medidas tomadas por RD en esta materia, la política migratoria que internamente aplican los países que colocan hoy a RD en el banquillo de los acusados  y los grandes nexos comerciales y de cooperación que históricamente han tenido Haití y RD.

Francois Duvalier y su hijo Jean Claude

La migración haitiana
Desde hace décadas, especialmente después de que las dictaduras de Francois Duvalier y su hijo Jean Claude Duvalier, y los posteriores gobiernos “democráticos” que le sucedieron, sumieron a Haití en la más profunda miseria y la total desarticulación de su Estado, la migración de haitianos hacia la parte oriental de la isla no ha hecho otra cosa más que crecer en el tiempo, con la particularidad de que el Estado haitiano no provee de documentación a sus habitantes.

En el pasado, los distintos gobiernos dominicanos hicieron muy poco para regularizar ese flujo migratorio a través de la frontera, en parte porque estos inmigrantes ilegales ofrecían mano de obra de bajo costo para una economía en expansión (RD tiene más de 20 años con un crecimiento promedio que supera el 3% anual), en parte porque la frontera que físicamente divide a ambas naciones es débil y franqueable, y en parte por la corrupción de algunos miembros de las fuerzas de defensa que están llamados a asegurar la frontera.  El hecho es que la población haitiana, en su mayoría ilegal, al día de hoy supera, según estimaciones, los dos millones de personas, casi el 20% de la población total de RD.

Barrio pobre de Santo Domingo, República Dominicana

Para una nación pequeña y de medio ingreso, como la dominicana, era insostenible seguir dándole la espalda a esta realidad por las implicaciones económicas (más del 20% del presupuesto de salud, educación, etc. es destinado para esta población indocumentada), fondos que son muy necesarios para enfrentar la pobreza de los dominicanos (que según Naciones Unidas ronda el 40%).  De hecho, es frecuente que parturientas haitianas crucen del lado dominicano para dar a luz, donde los servicios de salud, aunque no son de la calidad del primer mundo, son universales y gratuitos en sus hospitales, y que son servicios que les son negados a los haitianos en su propio país.  A todo esto hay que agregar que esa mano de obra ilegal, por no contar con documentos de identidad ni permisos de trabajo, no aportan a la Seguridad Social, a pesar de que sí reciben los servicios de salud, lo cual pone a las finanzas públicas de RD en una precaria situación.

Los hospitales de RD están abarrotados de parturientas haitianas

Pero la migración ilegal y sin control no solamente tiene un impacto negativo en lo económico, sino también en cuanto a la seguridad, porque el tráfico de personas puede implicar también tráfico de armas y drogas; salubridad, por el potencial ingreso de enfermedades altamente contagiosas (recordemos la epidemia del cólera), etc.

Sentencia del Tribunal Constitucional y Plan de Regularización
A raíz de la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional de RD, se sentaron las bases para establecer definitivamente en cuáles circunstancias se puede reconocer la ciudadanía dominicana (la Constitución Dominicana no establece el Jus Soli para aquellos nacidos en el país hijos de inmigrantes ilegales), y el Gobierno Dominicano inició el más ambicioso plan para regularizar a todos los extranjeros ilegales.  Este plan incluyó dos procesos totalmente independientes:  Otorgamiento de la ciudadanía a aquellos extranjeros que así opten por ello y que puedan presentar la documentación que las leyes dominicanas exigen, y la regularización de aquellos inmigrantes indocumentados que quieren optar por una residencia o permiso de trabajo.  A este plan se han acogido más de 260 mil personas las cuales podrán en lo adelante incorporarse a la economía formal, cotizar a la seguridad social y ser incluso sujetos de crédito.  El resto de los indocumentados que no han querido o podido regularizarse solamente tienen dos caminos, o volver a su país voluntariamente (se estima que en el último mes lo han hecho unos 20 mil), o someterse a la deportación, bien organizada y respetando estrictamente los derechos humanos.  Además, los haitianos indocumentados que retornen a su país, voluntariamente o no, tendrán siempre el derecho de volver a aplicar por un permiso de residencia o de trabajo una vez procuren la documentación correspondiente.

Inmigrantes haitianos que se acogieron al Plan de Regularización

Los críticos de RD, ¿cuál política migratoria internamente ellos aplican?
Lo más interesante de la campaña internacional orquestada contra los dominicanos, es que quienes la propugnan están pregonando la moral en calzoncillos, ya que no solamente aplican las mismas medidas para proteger sus fronteras, sino que muchas veces esas medidas son mucho más drásticas.

Balseros haitianos bloqueados por mar por la Guadia Costera de EEUU

Empecemos por Estados Unidos. El coloso del Norte ha deportado solamente en un año (entre septiembre 2012 y septiembre 2013) a más de 368 mil personas, principalmente de origen mexicano. Es más, su actual gestión de gobierno a cargo de Barak Obama, ha deportado a la fecha más de 2 millones de personas, sentando un precedente histórico.  Las deportaciones son realizadas principalmente a México, El Salvador, Guatemala y Honduras.  Pero todavía peor, EEUU le aplica un bloqueo naval a los balseros que provienen de Haití, a quienes no los deja siquiera ingresar a territorio norteamericano (muy diferente al trato que le dan a los balseros cubanos, verdad?) y les aplica la deportación automática.  Cuando el terremoto que afectó a Haití en el 2010, suspendieron las deportaciones durante un año, las cuales fueron reiniciadas inmediatamente terminó ese período de tiempo.  Entonces ellos sí pueden y los dominicanos no?

Protestas de indocumentados haitianos en Canadá

En el caso de Canadá, una de las naciones más críticas del Plan de Regularización que lleva a cabo RD, habían dado un plazo a los inmigrantes ilegales de Haití (se estima que son unos 3,000 en total), el cual venció el pasado 1ro de junio.  Aunque las deportaciones masivas no han iniciado, ya el gobierno federal las ha anunciado y se espera que empiecen en cualquier momento. Canadá, que es una nación grande y poderosa, no puede albergar a 3,000 inmigrantes ilegales haitianos y RD, que es pequeña y pobre, sí debe cargar con casi 2 millones de indocumentados?

Haitianos enjaulados como animales por autoridades de Bahamas

Bahamas, una de las naciones que componen el CARICOM, y por tanto, una de las voces que en bloque han estado atacando de manera inmisericorde a RD por su política migratoria, no solamente está deportando masivamente haitianos desde hace años, sino que ha sido acusada por organismos internacionales por maltrato ya que mientras los tiene en cautiverio, previo a la deportación, los encierra en jaulas como si fueran animales.  Para colmo, los estatutos del CARICOM establecen el libre tránsito entre los habitantes de las distintas islas del Caribe que lo componen, pero ni Bahamas, ni Barbados, ni San Cristóbal y Nevis, ni Jamaica aceptan a los haitianos, ya que los deportan de forma sumaria.  Donde está la moral?

Inmigrantes africanos detenidos por autoridades de Italia

La Unión Europea es otro ejemplo de incoherencia sobre el tema migratorio.  Mientras le exige a RD que nacionalice a todos los inmigrantes ilegales provenientes de Haití, diariamente deporta centenares de africanos que cruzan el Mediterráneo en endebles embarcaciones tratando de alcanzar las costas de España, Francia o Italia.  Solo en el 2013 la UE deportó a más de 173 mil personas.  Una vez son atrapados, los inmigrantes ilegales son confinados en campos de detención y deportados inmediatamente.  Al menos en RD les ofrecemos a los ilegales trabajo, servicios de salud y educación, y hasta la oportunidad para regularizar su estatus migratorio antes de decidir deportarlos.  Quien es más humano con los indocumentados?

Deportaciones en Arabia Saudita

Hay otros casos muy conocidos como Arabia Saudita que en el 2014 inició la deportación masiva de más de 250 mil indocumentados, después de vencerse un plazo que otorgaron previamente en el que abandonaron el país casi 1 millón de personas provenientes principalmente de Egipto, Yemén, Etiopía y Somalia; también el caso de Sudáfrica que ha iniciado el proceso de regularización de cerca de 2 millones de indocumentados de Zimbawe a quienes constantemente deporta hacia su país.  Por otro lado Malasia inició el año pasado una operación de deportación automática de indocumentados, sin derecho a regularización, la mayoría provenientes de Indonesia, Filipinas, Bangladesh y Tailandia.  También está el caso de Israel, que tiene más de 60 mil indocumentados africanos, principalmente de Sudán y Eritrea, y ha negociado con Uganda para repatriarlos hacia allá, a cambio de ayuda económica y técnica.

Y es que no podemos criticar a estas naciones por aplicar la política migratoria que entiendan conveniente, es su derecho soberano.  Lo criticable es que algunas de ellas pretendan imponernos cosas que ni ellos mismos están dispuestos a hacer, a pesar de que cuentan con más recursos que nosotros.

RD-Haití, dos naciones hermanas históricamente
Es cierto que hace 171 años la República Dominicana se independizó de Haití, nación que la dominó durante 22 años.  Pero Haití no lo hizo por razones de antagonismo o afanes expansionistas, sino por supervivencia, ya que el lado oriental de la isla había sido prácticamente abandonado a su suerte como colonia de España que para el año 1821 estaba perdiendo todos sus territorios de ultramar de manos de Francia e Inglaterra.  Los haitianos, que proclamaron a costilla de Francia la primera república libre e independiente de América Latina en 1801, tenían el bien fundado temor de que los franceses conquistaran nuevamente el lado oriental de la Isla de la Hispaniola (como lo habían hecho en el siglo anterior), por lo que decidieron invadir la parte oriental para protegerse de una eventual invasión francesa y así proteger su naciente república. 

De hecho, para los dominicanos la presencia haitiana dejó algunos beneficios, como la aplicación del derecho penal francés, la instauración de las escuelas públicas, la abolición de la esclavitud, y un largo etc. 

Durante el proceso histórico posterior, una vez instaurada la República Dominicana, los haitianos apoyaron a los dominicanos en su lucha para restaurar la república contra España y cuando el país enfrentó posteriormente dos invasiones norteamericanas en el siglo XX.

Estudiantes haitianos en universidades de RD

Según los procesos históricos de ambas naciones siguieron sus propios rumbos y la República Dominicana logró mayores niveles de desarrollo económico y social, las relaciones de cooperación entre ambas naciones no hicieron más que acrecentarse. RD no solamente es autosuficiente en cuanto a su producción agropecuaria, sino que sus niveles de producción son suficientemente altos como para abastecer al mercado haitiano, mediante mercados binacionales habilitados en varios puntos fronterizos.  En las universidades dominicanas hay una gran presencia de estudiantes haitianos, muchos de ellos becados por el gobierno dominicano, que también les ha construido en su territorio universidades y naves industriales.

Rescatistas dominicanos tras el terremoto de Haiti en el 2010

Pero donde quedó más que manifiesto el espíritu de hermandad que une a ambos pueblos, fue cuando el 10 de Enero del 2010 Haití fue sacudida por uno de los más nefastos terremotos ocurridos en la historia, donde más de 300 mil almas se perdieron.  Los primeros en llegar y los últimos en salir para ayudar a los haitianos, fueron los dominicanos.  Prácticamente toda la RD se volcó hacia su vecino, enviando técnicos, recabando alimentos, frazadas, agua y de todo lo que pudieran necesitar.  Nuestros hospitales de todo el país se llenaron con miles heridos haitianos quienes fueron tratados y curados. Mientras las grandes naciones y organismos internacionales anunciaban a los cuatro vientos los centenares de millones de dólares que habían recaudado para volver a levantar Haití, era realmente con recursos del exiguo presupuesto del Estado Dominicano que se habilitaban puentes, torres eléctricas y de comunicación, edificios públicos y carreteras.  Cinco años después todavía los haitianos están esperando los centenares de millones de dólares que esas grandes naciones habían recaudado.

Nadie ha hecho por Haití lo que hace y siempre hará República Dominicana por ella, no solamente porque habitamos la misma isla, sino porque somos pueblos hermanos cuyo destino también es compartido.  Pero esa relación siempre deberá ser en el marco del respeto y la legalidad.  Ellos necesitan imperiosamente documentar a su población, de la misma forma que nosotros necesitamos documentar e identificar a todos los inmigrantes.  Así de simple.  De esa forma, nos organizamos ambos, crecemos ambos.